Los mejores productos para limpieza de pisos cerámicos

Publicado por Redacción BiBU en

Encontrar los productos para la limpieza de pisos cerámicos, es imprescindible para evitar su deterioro con el paso del tiempo. Pero en esta  época de contingencia debemos exagerar en temas de higiene. El COVID-19 nos ha llevado a ser más cuidadosos en estos temas por lo que te vamos a dar algunos consejos en cuanto a limpieza de pisos cerámicos.

 Los mejores utensilios

Los suelos suelen ser una de las partes de los hogares, oficinas y locales que más se suelen ensuciar. Por ello, su limpieza siempre es absolutamente necesaria y tiene que realizarse en profundidad.

Si quieres convertirte en todo un experto de su mantenimiento y limpieza, presta mucha atención a los  consejos que te proponemos a continuación.

Los trapos de algodón son excelentes para la limpieza de los pisos cerámicos. Ya que se puede acceder mejor a las distintas partes de las baldosas y eliminar las manchas más superficiales. Solo asegúrate de que cuando los emplees  estén en perfecto estado y renuévalos cada cierto tiempo.

Para los azulejos del baño y la cocina puedes usar un cepillo de dientes viejo que hayas decidido dejar de utilizar. Mójalo en una disolución de agua tibia y cloro, por lo que emplea guantes para proteger tus manos.

En muchos establecimientos especializados en productos de limpieza puedes encontrar cepillos de púas suaves para limpiar los pisos cerámicos. Lo bueno de estos cepillos es que suelen ser de un tamaño mayor que los habituales cepillos de los dientes e incluyen algún tipo de mango o agarre.

Los productos para la limpieza de pisos cerámicos

El vinagre es uno de los elementos desinfectantes más potentes que podemos encontrar en la naturaleza. Se  emplea en lugar del cloro para limpiar suelos cerámicos. Lo más recomendable es elaborar una mezcla de agua y vinagre, preferiblemente blanco, y aplicarla sobre las baldosas de los suelos con una mechudo o paño de algodón. Puedes añadir un poco de ambientador para que huela mejor. Se usa para eliminar la cal de la regadera y las llaves que siempre aparecen tras nuestro uso diario.

La mezcla de agua y bicarbonato es muy efectiva para los azulejos  de la cocina, porque tienen un gran poder desengrasante. Usa una esponja suave para que al frotar no dañes las propiedades de la cerámica.

Ayuda a mantener el blanco de los azulejos de forma natural.

Para la limpieza con amoniaco siempre se tienen que tomar más precauciones porque es un producto muy corrosivo y provoca irritaciones. No lo apliques, sin protección en tus manos y evita que tus ojos o nariz estén cerca de la mezcla que contenga este producto.

En los hogares con mascotas o niños domésticos siempre es más recomendable usar productos naturales sin componentes tóxicos.

Si quieres conseguir que tus baldosas brillen como el primer día usa un poco de limpia cristales. Con un pulverizador y un trapo de algodón frota toda la superficie del suelo para  que queden relucientes.

El vapor de agua es una forma muy sencilla y rápida para limpiar los azulejos de lugares como la cocina o el baño. Aprovecha mientras te bañas con agua caliente para humedecer las paredes y el suelo. Después pasa un trapo de algodón o la toalla para secarlos bien.

El agua siempre es el mejor elemento para eliminar la suciedad que se acumula en cualquier tipo de superficie. Si la mezclamos con productos desinfectantes  los resultados son mejores.

Pasos para una limpieza perfecta

Los principales pasos que tienes que seguir para conseguir suelos perfectos son:

  1. Barrer o aspirar toda la superficie del suelo. Así eliminas la suciedad y el polvo que están en las baldosas.
  2. Puedes usar una escoba de cerdas suaves o directamente la aspiradora.
  3. Recuerda siempre usar agua tibia y un limpiador  para baldosas de cerámica.
  4. Usa vinagre blanco, amoniaco o bicarbonato.
  5. Frotar: solo en los casos en los que veas que haya suciedad incrustada tienes que frotar con un cepillo para eliminarla.
  6. Hay que enjuagar el suelo con agua y un trapeador para librarlos de los productos usados.
  7. Este paso es de vital importancia porque de él depende que tengamos que volver a hacer el proceso.
  8. Para sacar brillo,  tienes que emplear una mopa o trapo seco sobre toda la superficie.

Esperamos que te sirvan nuestros consejos de limpieza y que los mantengas en las condiciones de higiene para evitar cualquier contagio. Ademas de limpios,  tus pisos siempre luzcan hermosos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *